Compartir

01 jul, 2013

CLAUDIO CHIAVASSA

Es el máximo exponente que tuvo San Francisco en Saltos Hípicos. Nació en nuestra ciudad hace 39 años y cuando tenía seis hizo sus primeros pasos en el deporte. Una historia imperdible... 


Claudio nació en nuestra ciudad hace 39 años y cuando tenía seis hizo sus primeros pasos en los Saltos Hípicos. La llegada a este deporte fue gracias a su papá y que junto a su mamá siempre lo acompañaron en su carrera deportiva. Consiguió una enorme cantidad de logros en toda su trayectoria que llegó a su fin profesionalmente en el 2005. Después de unos años se trasladó a la ciudad de Sunchales para dar clases de equitación, actualmente sigue trabajando en el Club Deportivo Libertad y en ese lugar fue que formó una familia y con su esposa tienen dos hijos, Paulina y Bruno.

¿Cuándo y dónde empezaste a practicar Saltos Hípicos?

Comencé a practicar saltos hípicos en marzo de 1980 en el Club Hípico San Francisco bajo la instrucción de Luis Monina.

¿Hiciste otro deporte?

Sí, jugué al fútbol, pero sólo a nivel amateur.

¿Por qué practicaste saltos hípicos?

El motivo de interés por el deporte se lo debo a mi papá, René Chiavassa (ya fallecido) quien fue el que me llevó por primera vez al Club. Lo que más me motivó es el estar en contacto con otro ser vivo y poder practicar el deporte.

¿Cuáles son tus logros deportivos y personales?

En la Primera Categoría tuve los siguientes logros: Ganador Torneo Ciudad de Sunchales (Sta. Fe) – 1997, 10° en el Campeonato Nacional – Bs. As. 1997, 3° en el Derby Ciudad de Córdoba – 1998, 3° en el Torneo Ciudad de San Francisco – 1998, 10° en el Torneo del Centro de la República – Córdoba 1998, Ganador “Premio SW Líneas Aéreas” – 1998, Ganador “Premio Quijote” al mejor cordobés del T.C. República – 1998, 15° en el Torneo del Centro de la República – Córdoba 1999, 3° en el Torneo Tres Fronteras – Concordia (E.R.) 1999, 9° en el Gran Premio Regional del Litoral – Rosario 1999, Campeón Provincial – Córdoba 1999, Ganador “Premio al Mérito Deportivo Municipalidad de San Francisco” – 1999, 3° en el Torneo Internacional de Rosario – Junio 2000, Ganador Premio “Carlos Bernardi” – Córdoba Junio 2000, 2° en el Torneo Ciudad de Sunchales (Sta. Fe) – Julio 2000, 3° en el Torneo del Centro de la República – Córdoba Julio 2000, 7° en el Torneo del Centro de la República – Córdoba Julio 2002, 4° en el Torneo Tres Fronteras – Concordia (E.R.) Agosto 2002, Campeón Torneo Club Las Delicias – Córdoba Octubre 2002, Participación en el 4° Torneo Internacional Haras El Capricho – Capilla del Señor (Bs.As.) Noviembre 2002, Campeón Provincial – Córdoba Diciembre 2002 y Premio San Francisco de Asís de Plata – San Francisco Diciembre 2002.

¿En Tercera y Segunda Categoría cómo te fue?

Allí fui campeón Torneo del Centro de la República – Córdoba 1989, Campeón Torneo Tres Fronteras – Concordia (E.R.) 1989, Campeón Torneo Regional del Litoral – Rosario 1989, Ganador “Copa Equestrian” – Bs. As. 1989 y Ganador “Copa Arrambide” – Bs. As. 1989. Mientras que, en Segunda Categoría fui Sub-campeón Provincial – Córdoba 1990, 3° en el Campeonato Nacional – Bs. As. 1990, Campeón Provincial – Córdoba 1991, 3° en el Campeonato Provincial – Córdoba 1993, Ganador Derby Ciudad de Córdoba – 1993, Ganador Gran Premio Ciudad de Tucumán – 1995, Ganador Gran Premio Ciudad de Rafaela – 1995, Ganador Torneo Ciudad de Sunchales (Sta. Fe) – 1996, Campeón Circuito Zona Centro – Córdoba 1996, Sub-campeón Federal – Bs. As. 1996, Campeón Provincial – Córdoba 1996 y Ganador “Premio Estímulo” otorgado por La Voz del Interior – Córdoba 1996.

¿Cómo eran los entrenamientos en tu época?

Cuando era chico eran después del colegio iba a entrenar de martes a viernes por la tarde y los sábados por la mañana. En cuanto a la práctica en sí, con los caballos se entrena aeróbico y anaeróbico. Anaeróbico es sólo lo que es movimiento, paso, trote y galope que son los movimientos naturales de un caballo (de martes a sábado como pre-calentamiento unos 40 minutos). En cambio, aeróbico es el salto propiamente dicho, yo acostumbro a entrenar con los alumnos de 2 a 3 veces por semana, todo depende si hay Torneo ese fin de semana o no.

¿Había muchos jinetes en tu época?

Había unos 20 chicos que practicaban, algunos más grandes y otros más chicos.

¿Contaste con el apoyo de tu familia?

Gracias a Dios desde chico conté con el apoyo de mi familia (papá y mamá) que me llevaron por todo el país a competir. En 1997 cuando me hice profesional me las tuve que arreglar solo, y competía y me costeaba los gastos con los premios que obtenía.

 

¿Cómo trasladabas los caballos en tu época?

Cuando era chico los caballos los llevaba en un colectivo especialmente acondicionado para caballos, que era del papá de Fernando Berardo, el “Pelado”, por quien siento un cariño muy especial.

¿Seguís practicando la actividad o ya te retiraste?

Hice la actividad como profesional hasta 2005, y luego por cuestiones de trabajo decidí dejar de practicar.

¿Qué hacés en la actualidad?

En 2011, ya radicado en la ciudad de Sunchales, me hice cargo de Equitación en Club Deportivo Libertad, dando clases a alumnos a partir de los 6 años y montando caballos nuevos.

¿Cuál es tu opinión acerca de la actualidad de los saltos hípicos?

El deporte está muy competitivo, ha crecido mucho en la región, cada vez con mejor calidad de jinetes (se perfeccionan permanentemente) y de caballos (se trata de mejorar mucho la genética).

¿Cómo ves el deporte a nivel nacional?

Tenemos un gran potencial, los argentinos triunfan en cualquier pista del mundo, el tema es que por una cuestión comercial cuando aparece un buen caballo se lo comercializa al exterior por las grandes sumas de dinero en U$S o EUROS que llegan a pagarse. Es por eso que nunca vamos a estar en la "elite" del hipismo mundial. Hay algunos jinetes radicados en Europa o EE.UU. que compiten con caballos de allá dado que sus sponsor son extranjeros.

¿Representante alguna vez al país en una competencia internacional?

Sí, participé a nivel internacional en el año 2000 en el Torneo Internacional del Jockey Club Rosario ocupando el tercer puesto, y en el 2002 competí en el CSI Haras El Capricho, Capilla del Señor en Buenos Aires.

¿Qué significó para vos competir para Argentina?

Representar a tu país por importante o insignificante que sea el Torneo es todo un orgullo. Hay competencias a las cuales tenés que clasificar para estar y otras a las cuales podes ir simplemente. Ni hablar si tenés que subir al podio entre los tres primeros y te tocan el Himno Nacional (como me ocurrió en Rosario en el 2000) se te caen las medias, la emoción es tan grande que las lágrimas se te caen aunque no quieras.

¿Quién fue el entrenador que más te marcó en tu vida?

Martín Dopazo, como profesor cuando me radiqué en la ciudad de Córdoba capital de 1992 a 1999, quien en los últimos años participó de Juegos Panamericanos y dos Juegos Olímpicos.

¿Cómo fue tener como entrenador a semejante figura?

Para mí fue un gran paso adelante en mi carrera deportiva. Fue en 1990 cuando comencé a tomar clases con él (yo todavía vivía en San Francisco), luego en 1991 me instalé en Córdoba, donde el daba clases y todo cambió. Para mí fue y es un orgullo decir que fui su alumno, no sólo por su calidad profesional, ya que no solamente formaba al jinete, también te formaba como persona.

¿Te quedó alguna cuenta pendiente?

La cuenta pendiente que me quedó fue la de volver a competir a nivel profesional.

¿Cómo te sentís en el rol de entrenador?

Sin dudas, trato de brindar a los que hoy son mis alumnos la misma calidad y calidez de enseñanza que me transmitió Martín Dopazo, buscando hacer buenos deportistas desde la base, desde el comportamiento y el compañerismo hasta llegar a destacarse en lo deportivo propiamente dicho. 

Comentarios

Te puede Interesar