Compartir

03 ago, 2010

PESCA: PEJERREY

Mar Chiquita y el pejerrey

Laguna Mar Chiquita, ¿es inevitable la mortandad de todo el Pejerrey? ¿Tenemos conciencia los argentinos de la importancia de la laguna y los humedales del Río Dulce?. En esta nota del sitio www.aquipesca.com.ar podemos enterarnos de la situación de la laguna cercana a nuestra ciudad.

La laguna Mar Chiquita o Mar de Ansenuza según los pueblos originarios, es la superficie lacustre más grande de Argentina y una de las más grandes del mundo. Elegida como la maravilla natural de los cordobeses, tiene una superficie que varía entre los 2000 y 14000 km2 según los diferentes ciclos de inundaciones y sequías que se producen en su cuenca. Con una profundidad máxima de 11 metros (con niveles altos de la laguna) tiene como afluentes principales el Río Dulce (también conocido, según la zona, como Salí, Míshqui Mâyu y Petri), el Río Primero (Suquía) y el Río Segundo (Xanaes). Para darnos una idea de la importancia de esta área basta mencionar que se encuentran 31 especies de peces y más del 25% de las aves argentinas.

Este humedal es dependiente del caudal del Río Dulce, cuyos desbordes en las épocas de grandes lluvias forman los bañados

Sin embargo el caudal del Río Dulce es cada vez menor debido al uso indiscriminado del agua (a veces ilegal) que se hace por su paso en la provincia de Santiago del Estero, lo que puede provocar consecuencias inimaginables en la fauna, flora y clima de toda la región. Poco se hace para revertir esta situación y mucha es la desinformación que hay al respecto.

Recordemos que nuestro gobernador propuso la construcción de un acueducto desde el Río Dulce para paliar el déficit de agua de la provincia de Córdoba. Como si la sangría del Río Dulce en Santiago del Estero no fuera suficiente, se conocen proyectos de crear nuevos acueductos para derivar aguas hacia otras zonas de Santiago del Estero y hacia la provincia de Santa Fe.

Los cordobeses hemos elegido a Mar Chiquita como nuestra maravilla natural, pero a pesar de que instituciones como PROMAR, organizaciones ambientalistas y toda la comunidad especializada han alertado desde hace tiempo sobre esta problemática y las consecuencias ambientales, sociales y económicas, nuestros gobernantes no han tomado todavía real conciencia. Y probablemente, si no se toman medidas, nuestra maravilla natural, que no es sólo de los cordobeses sino mundial, se convertirá en una gran salina, sin agua, ni aves ni peces.

El Pejerrey.

Durante el período 1977-1982 se produce un gran incremento en el nivel de la laguna, originando una gran expansión de la misma, llegando a más de 14.000 km2. Esto trajo como consecuencia un drástico descenso del nivel de salinidad, llegando a 28,7 gramos por litro. Es así que se dieron las condiciones óptimas para que el Pejerrey (Odontesthes bonariensis) se desarrolle en la laguna. El mismo ingresó a través de los afluentes, los ríos Primero (Suquía) y Segundo (Xanaes), y se reprodujo de forma geométrica ya que encontró cantidad y calidad de alimento, ningún pez competidor en su ámbito, y salvo las aves, ningún depredador.

El desarrollo del pejerrey fue tan grande que comenzó a desarrollarse la pesca comercial desde el año 1981. La pesca comercial legal se desarrolló hasta el año 2005, donde la población de Pejerrey llegó a niveles bajos. La Secretaría de Ambiente de la Provincia de Córdoba atribuyendo de forma equivocada la baja poblacional a la pesca comercial la prohibió, medida que hasta hoy en día se mantiene vigente.

La declinación de la pesca continuó desde 2005 en forma continua, si bien creció la popularidad de la pesca por el levantamiento de la veda, esta nunca tuvo el más mínimo efecto sobre la población de pejerreyes, de acuerdo con nuestros datos, lo que es razonable pensando que la presión de pesca que pueden ejercer los pescadores en semejante laguna es mínima.

Pero a partir del año 2003 hasta el presente, el descenso de la laguna fue continuo y por consiguiente de la salinidad. En el mes de junio de 2010, la salinidad en las costas de Miramar llegó a 55 grs. por litro (y subiendo rápidamente). Recordemos que a valores superiores de 50 grs. por litro el pejerrey no puede completar su ciclo reproductivo y a 60 grs. por litro, muere. Lo que explica la ausencia de pique en las distintas costas de la laguna. Así pasamos de un panorama soñado por los pescadores a un futuro incierto, con grandes probabilidades de que la mayoría de la fauna ictícola de la laguna desaparezca, teniendo en cuenta de que el descenso del nivel y el aumento de la salinidad continúan de forma acelerada.

Para tener un panorama preciso sobre el futuro de la laguna Mar Chiquita, entrevistamos al Dr. Enrique H. Bucher, director del programa PROMAR, que depende del centro de Zoología Aplicada de la Universidad Nacional de Córdoba.

Dr. Bucher, teniendo en cuenta que el nivel de la laguna sigue bajando y que entramos dentro del fenómeno metereológico de la Niña, por lo que posiblemente nos esperen varios meses secos, ¿cuál es el panorama que le aguarda a la fauna ictícola, sobre todo al pejerrey, en la laguna Mar Chiquita?

La única forma de que el Pejerrey vuelva a la laguna es que el nivel del agua descienda por el nivel crítico de 50 g/L, y para que hubiera pesca significativa debería llegar a 45 g/l. El nivel de la laguna viene descendiendo constantemente desde 2003, y no está ligado solamente a ciclos de El Niño – La Niña. Es posible que estén influyendo también otros ciclos de más largo período o –a no olvidar- que estemos frente a situaciones totalmente nuevas derivadas de los cambios globales de las condiciones atmosféricas. Por lo tanto, sólo puede decirse que es muy improbable que para el próximo verano se den lluvias de la intensidad necesaria para alcanzar el nivel adecuado para el Pejerrey, y es una incógnita lo que sucederá más adelante. Debe recordarse que se tiende a exagerar la capacidad predictiva de la meteorología. Más allá de unos pocos meses, NO ES POSIBLE hacer predicciones con alta probabilidad, aunque sobran las opiniones de distintos garúes.

El Río Dulce, principal afluente de la Laguna Mar Chiquita.

El Río Dulce es el afluente más importante de la laguna, sin embargo el caudal que ingresa es mínimo si lo comparamos con el caudal vertido por el dique Los Quiroga 400 kms. río arriba. Esto se debe principalmente a la derivación que se produce por distintos canales a lo largo del río, destinados a la agricultura (sobre todo soja) y ganadería. Hasta hace poco tiempo el control era poco, produciéndose bajantes peligrosas como la del año 2003 que provocó la muerte de la mayoría de los peces del Río Dulce. Hoy en día se encuentra en estudio la implementación del caudal ecológico (la cantidad de agua necesaria para que el ecosistema siga funcionando), por lo que desastres como del año 2003 no se producirán (¿?). Sin embargo el caudal que llega a la laguna es mínimo y acrecienta la bajante.

¿Es probable revertir la situación de la laguna de alguna manera (con un caudal del Río Dulce acorde a las necesidades de la Laguna y el humedal, por ejemplo) o estará supeditada a los regímenes de precipitaciones?

Sin el aporte del Río Dulce las lluvias locales son absolutamente insuficientes para mantener un nivel alto de la laguna. Si el tratado actual relativo a las cuotas de agua asignadas a la laguna no se cambia, y las provincias de Santiago del Estero y Tucumán extraen toda el agua a que este acuerdo las autoriza, la laguna no sólo continuará bajando sino que llegará a mínimos históricos, y la costa se alejará significativamente de la localidad de Miramar (excepto tal vez en años excepcionalmente lluviosos). Esta situación ya se dio en 1968-70 durante el período de llenado de la represa de Río Hondo (Santiago del Estero) cuando no llegaba agua del Río Dulce a Mar Chiquita. El manejo adecuado de la cuenca del Río Dulce depende de que se reestablezca un Comité de Cuenca efectivo, de que se permita la participación de otros sectores involucrados (y no solamente las agencias de gobierno), y de que Córdoba tome un rol más activo del que ha tenido hasta el presente en lo que hace a defender un área de gran importancia natural, y la primera maravilla de Córdoba, como fue declarada recientemente.

En la actualidad no se implementa el caudal ecológico. Primero, porque no esta definido, Segundo, porque la enorme cantidad de canales de riego ilegales que existen en el tramo entre el sistema distribuidor de Los Quiroga y la entrada al área de la reserva Mar Chiquita puede significar una enorme disminución de lo que nominalmente se dice que Santiago del Estero entrega a Córdoba.

Finalmente, es muy importante el rol de los pescadores en salvaguardar los vapuleados humedales y ríos más o menos bien conservados que nos van quedando. Mucho de la conciencia actual sobre la problemática del río Dulce y Laguna Mar Chiquita se debe a ellos.

Comentarios

Te puede Interesar

Básquet

Otro más y al segundo puesto

20 feb, 2019
Desde que llegó Franco Migliori al equipo a comienzo de año, el Chieti no sabe lo que es perder y rápidamente escaló hasta la segunda posición de la Liga B de Italia.

Básquet

Battistino la rompió en el Federal

20 feb, 2019
El sanfrancisqueño Mateo Battistino tuvo un partido casi perfecto frente a Villa Mitre en el Torneo Federal de Básquet. Su equipo Pacífico no pudo en Bahía Blanca.

Fútbol

¿Equipo ofensivo en Catamarca?

20 feb, 2019
Domizi pateó el tablero este martes y paró un equipo con tres delanteros de cara al duelo clave frente a San Lorenzo de Alem en Catamarca. ¿Lo mantendrá en la semana?